Menu

Depresión

¿Qué es la depresión?

La depresión es, ante todo, un trastorno del estado de ánimo o del humor. La depresión es una de las dolencias más comunes de la humanidad: una de cada cinco personas sufre o ha sufrido algún tipo de trastorno depresivo.

Aunque coloquialmente se utilice el término depresión como sinónimo de tristeza, en psicología y psiquiatría su uso está limitado a la descripción de un estado de ánimo patológico o anormal, similar pero no igual a la tristeza cotidiana (depresión como síntoma), o a la de un conjunto de síntomas que suelen darse al mismo tiempo entre los que se encuentra el ánimo triste o depresivo como elemento central (depresión como síndrome).

DepresiónDepresión y ansiedad

Otro de los síntomas generalmente presente en los cuadros depresivos es la ansiedad. No hay que confundir ansiedad con depresión, la ansiedad (también denominada angustia), es la emoción más universalmente experimentada y está presente en la mayor parte de las alteraciones médicas así como en la totalidad de los trastornos. Todo el mundo experimenta a veces  cierto nivel de ansiedad, ésta se convierte en patológica cuando altera el funcionamiento normal de la persona.

En los trastornos depresivos más graves casi siempre se encuentra presente la ansiedad, algo parecido ocurre con la presencia de ánimo depresivo en los trastornos por ansiedad. Ciertas personas presentan un síndrome mixto ansiedad-depresión, denominadas depresiones ansiosas.

Depresión y quejas somáticas

Algunas veces la persona que sufre una depresión no tiene conciencia de que está triste y se queja de dolores de cabeza, malas digestiones, estreñimiento, etc., son las denominadas depresiones enmascaradas o equivalentes depresivos.

Depresión como reacción a situaciones estresantes

Dentro de los trastornos depresivos existe un grupo que parece desencadenarse como reacción a situaciones vitales consideradas estresantes por el sujeto (muerte de un ser querido, divorcio, ruptura, separación, jubilación, desempleo, etc.). Se les denominan trastornos adaptativos. Los trastornos adaptativos de tipo depresivo son los más frecuentes en las consultas de los especialistas, aunque no los más graves, sin embargo en ocasiones se complican y pueden evolucionar a trastornos depresivos más serios y duraderos.

Depresión como enfermedad

No toda la tristeza es signo de enfermedad. La tristeza que surge como reacción a situaciones estresantes (paro, ruptura, duelo, etc), y cuya sintomatología no suele alcanzar la intensidad ni la gravedad de las depresiones patológicas. La tristeza de la persona depresiva es diferente de la tristeza normal, es más intensa y referida al cuerpo. A las personas deprimidas les resulta difícil de explicar, les lleva a afirmar, por una parte,  que desconocen cómo puede haber sobrevenido dicha tristeza y, por otra, intentan localizarla en el cuerpo, como si hubiese estado ahí toda la vida y por alguna causa desconocida, se hubiese despertado. La tristeza en la depresión mayor supone una ruptura, un cambio radical con el estado de ánimo habitual de la persona.

Las depresiones unipolares o trastornos depresivos mayores y las depresiones o trastornos bipolares, parecen estar vinculados a anomalías biológicas que muy probablemente tengan una determinación genética. Aún está por demostrar si la alteración biológica que produce el trastorno, es la expresión orgánica del mismo o determina la predisposición a padecerlo.

¿Cómo se manifiesta la depresión?

Los signos de la depresión pueden agruparse en las siguientes categorías:

  • Síntomas anímicos: La tristeza es el síntoma más llamativo,  en otras ocasiones puede aparecer irritabilidad, sensación de vacío o nerviosismo. La tristeza del depresivo es diferente a la tristeza que se experimenta ante situaciones negativas de la vida (duelo, ruptura, fracasos, etc.), es más intensa, les resulta difícil de explicar, desconocen cómo les ha sobrevenido y tienden a localizarla en el cuerpo.
  • Síntomas motivacionales y conductuales: la inhibición, la apatía, las dificultades para expresar lo que siente (alexitimia) o para experimentar placer (anhedonia) o para tomar decisiones cotidianas. En ocasiones graves la inhibición puede llegar a una lentitud en el habla y en el comportamiento (retardo psicomotor) y en casos muy severos en mutismo y parálisis motora (estupor depresivo).
  • Síntomas cognitívos: Se producen alteraciones en los procesos (memoria, atención y concentración) como en los contenidos (ej., pensamientos negativos sobre si mismo, su entorno, y el futuro; ideaciones suicidas)
  • Síntomas físicos: Los problemas más frecuentes suelen darse en la alimentación, el sueño y en el deseo y funcionamiento sexual.
  • Síntomas interpersonales: Los más frecuentes son el aislamiento y el rechazo.

Los principales trastornos depresivos son:

Trastorno depresivo mayor

Queda definido en términos de la duración de los episodios depresivos mayores y de la combinación de episodios que se observe.

Episodio único


Criterios DSM-IV TR

Criterios para el diagnóstico de

F32.x Trastorno depresivo mayor, episodio único [296.2x]

A. Presencia de un único episodio depresivo mayor

B. El episodio depresivo mayor no se explica mejor por la presencia de un trastorno esquizoafectivo y no está superpuesto a una esquizofrenia, un trastorno esquizofreniforme, un trastorno delirante o un trastorno psicótico no especificado.

C. Nunca se ha producido un episodio maníaco, un episodio mixto o un episodio hipomaníaco. Nota: Esta exclusión no es aplicable si todos los episodios similares a la manía, a los episodios mixtos o a la hipomanía son inducidos por sustancias o por tratamientos o si se deben a los efectos fisiológicos directos de una enfermedad médica.

Codificar el estado del episodio actual o más reciente:

.0 Leve

.1 Moderado

.2 Grave sin síntomas psicóticos

.3 Grave con síntomas psicóticos

.4 En remisión parcial/en remisión total

.9 No especificado

Especificar (para el episodio actual o para el más reciente): [Para CIE-9-MC Especificaciones de gravedad/psicosis/remisión]

Crónico

Con síntomas catatónicos

Con síntomas melancólicos

Con síntomas atípicos

De inicio en el posparto

 

Recidivante

Criterios DSM-IV TR

 

Criterios para el diagnóstico de

F33.x Trastorno depresivo mayor, recidivante [296.3x]

A. Presencia de dos o más episodios depresivos mayores.

Nota: Para ser considerados episodios separados tiene que haber un intervalo de al menos 2 meses seguidos en los que no se cumplan los criterios para un episodio depresivo mayor.

B. Los episodios depresivos mayores no se explican mejor por la presencia de un trastorno esquizoafectivo y no están superpuestos a una esquizofrenia, un trastorno esquizofreniforme, un trastorno delirante o un trastorno psicótico no especificado.

C. Nunca se ha producido un episodio maníaco, un episodio mixto o un episodio hipomaníaco. Nota: Esta exclusión no es aplicable si todos los episodios similares a la manía, a los episodios mixtos o a la hipomanía son inducidos por sustancias o por tratamientos, o si son debidos a los efectos fisiológicos directos de una enfermedad médica.

Codificar el estado del episodio actual o más reciente:

.0 Leve

.1 Moderado

.2 Grave sin síntomas psicóticos

.3 Grave con síntomas psicóticos

.4 En remisión parcial/en remisión total

.9 No especificado

Especificar (para el episodio actual o el más reciente): [Para CIE-9-MC Especificaciones de gravedad/psicosis/remisión]

Crónico

Con síntomas catatónicos

Con síntomas melancólicos

Con síntomas atípicos

De inicio en el posparto

Especificar:

Especificaciones de curso (con y sin recuperación interepisódica)

Con patrón estacional.

 

Otros trastornos depresivos

Existe un grupo de trastornos depresivos menos definidos, pero identificables. Entre ellos destacan:

 

Trastorno depresivo menor

Forma más leve de la depresión mayor no relacionada necesariamente con factores estresantes.

Trastorno depresivo breve recidivante

Cursa con episodios depresivos de depresión mayor muy breves, de días de duración, que se suceden a lo largo del tiempo.

Trastorno disfórico premestrual

También conocido como síndrome premenstrual, se caracteriza por la presencia de síntomas depresivos, ansiedad, cambios bruscos de humor y pérdida del interés por cualquier actividad, en la última semana del ciclo menstrual de la mujer (antes de la hemorragia menstrual). Estos síntomas desaparecen en los días posteriores a la menstruación. Aunque el 75% de las mujeres experimenta oscilaciones leves del estado de ánimo antes de la menstruación, sólo el 5% de las mismas sufre síntomas depresivos de tal intensidad que interfieren marcadamente con el normal funcionamiento sociolaboral en la mayoría de sus ciclos menstruales.

Tratamiento

  • Las técnicas psicoterapéuticas más utilizadas en la depresión son la terapia de apoyo, las terapias breves de orientación psicoanalítica y las terapias de orientación cognitivo-conductual. Existen técnicas psicoterapéuticas específicas, como la terapia grupal, de familia o de pareja, que se utilizan en los casos en que las relaciones interpersonales, familiares o conyugales pueden desencadenar o perpetuar la depresión.
  • El tratamiento de los trastornos depresivos, al ser fenómenos complejos, debe integrar diversas técnicas. La terapia combinada psicofarmacológica-psicoterapéutica ha demostrado mayor eficacia que cada una de ellas por separado. La elección de las técnicas de tratamiento (farmacólogicas, psicoterapéuticas o ambas), debe basarse en un diagnóstico adecuado y en criterios técnicos.
  • Es imprescindible que el terapeuta suministre una información básica del trastorno, del tratamiento y del pronóstico del mismo a la persona deprimida y a los familiares.
  • Las ideas o tentativas suicidas despiertan temores y ansiedades importantes en los familiares, incluso, entre los profesionales que los atienden, pero deben ser abordados de inmediato, con franqueza y tacto, para poder contener su evolución.
  • La prevención de los trastornos depresivos debe realizarse modificando situaciones o factores de riesgo. Es esencial en las reacciones de duelo y cuando existan ideas suicidas.
  • Actualmente se puede afirmar que, en la mayoría de los casos, la depresión se cura, si bien pueden producirse recaídas que aconsejen un tratamiento preventivo.

Intervención

  • Evaluar e intervenir en el riesgo de suicidio.
  • Mejorar el estado de ánimo.
  • Aumentar las actividades.
  • Modificar el contexto aversivo

 

Puede solicitar Cita Previa para Tratamiento aquí

. .

Quiénes Somos

Asociación Mentes Abiertas
Av. de Filipinas, 18, Bj. C. 28.003 Madrid.
Calle Guzmán El Bueno, 74 1 Izq. 28015
91 070 16 68 - 91 007 43 89 info@mentesabiertas.org
Centro Sanitario autorizado por la Comunidad de Madrid con el nº CS11666

Horario de L a V de 10 a 21.

Dónde Estamos